Nina y su muñeca


Audrey compress Bag

Nina nació en Polonia, al lado de la estación de tren en una ciudad llamada Yaroslav.
Vivía una vida bella y cómoda junto a sus padres y su hermano.
Nina era feliz y todo parecía perfecto en su universo de niña de cinco años. Su hermano solía molestarla de a ratos, pero cada pelea era como un juego, algo normal para un hermano y una hermana. Sobre todo cuando le escondía su muñeca preferida (Anna) solo para hacerla enojar. Los chicos no entienden la importancia de una muñeca en la vida de una niña en sus primeros años. Es como una compañera perfecta de juegos y tardes de té. Cómplice de momentos que se atesoran de por vida.
Baker and Ethel bag

 
Un día, Nina fue al mercado con su madre como solían hacerlo todas las semanas. Compraron las frutas preferidas de Nina, algunos vegetales y los ingredientes para cocinar una torta juntas. El sol brillaba como nunca. El mercado estaba repleto y lleno de vida, con sus ruidos y aromas característicos.
Pero no era un día como todos.
De repente su vida, así como la de todos los que estaban allí con ella, cambió en un instante.

Diana compress Bag
-BOOM-
Nina miró a su madre con la inocencia que la caracterizaba hasta ese momento. La abrazó sin saber qué hacer.
-Vamos a casa- Dijo la madre entre la desesperación de la multitud.

Diana and Jackie bags

Y así lo hicieron, lentamente y como pudieron emprendieron el camino de regreso, sin entender todavía exactamente lo que estaba pasando.
Fue llegar y que la realidad les diera directo en la cara. La bomba había impactado en lo que llamaban hogar.
Nina miró la escena desde lejos sin saber qué hacer. Sin dudarlo empezó a correr hacia lo que quedaba de su hogar. Se escabulló entre sus restos en busca de algo.
-Nina, vuelve ya mismo- su madre gritó desesperada.
Pero Nina no pararía en su misión  y luego de tanto buscar, en un abrir y cerrar de ojos, encontró su objetivo.
-¡Anna! Aquí estás, estaba segura de que lo lograrías.
Allí estaba, su amada muñeca guardada en un mueble de cristal perfectamente destrozado, Anna por alguna razón estaba intacta.
Nina la agarró y la abrazó con fuerza y como si se tratara de un presagio, de alguna manera, supo que todo iba a estar bien. Si Anna había podido sobrevivir, ella también lo haría. Y así lo hizo.

Bianca Bucket Bag

El tiempo pasó y Nina formó su propio hogar, muy lejos de aquél que tuvo que dejar aquél día en Polonia. Anna aún la acompaña y le recuerda cada día desde su inmaculado y nuevo mueble de cristal, lo fuerte que puede llegar a ser.